sábado, 30 de junio de 2007

Luis Monzon


El talento y la eficacia de un gran conductor

La nueva estrella del fútbol paraguayo...”. Así calificaba la prensa internacional la aparición brillante de un joven que se ganó a base de talento un puesto en el equipo franjeado, para consagrarse con él como el mejor del continente.

Luis Alberto Monzón es un nombre muy caro a los afectos de la hinchada olimpista. Y no es para menos, ya que desde sus juveniles comienzos, su senda estuvo impregnada por los aromas de la gloria deportiva.

Nació en 1970 y su primer escuela de fútbol fue la del Olimpia. Debutó a los 16 años, teniendo la difícil tarea de meterse entre las grandes figuras que conformaban el plantel franjeado de aquellos años.

Fue Alicio Solalinde, entonces técnico de las inferiores, quien vio en él ese talento que comenzaba a brillar y le dio la oportunidad de poner a prueba su calidad en primera división.

"Nacio en 1970 y su primera escuala de futbol fue el Olimpia. Debutó a los 16, teniendo la dificíl tarea de meterse entre las grandes figuras que conformaban el plantel de aquellos años. Fue Alicio Solalinde, entonces técnico de las inferiores, quien vio ese talento que comenzaba a brillar"

En marzo de 1990, cuando Olimpia arrancaba el sueño de la Libertadores, Monzón tomaba las riendas marcando el segundo gol decano ante Cerro Porteño. De allí en más, su nombre comenzó a aparecer habitualmente en los resúmenes deportivos de cada, inscripto entre los goleadores.

Pero Monzón no sólo aportó goles. Quizás su función más destacada haya sido la de conductor de aquella recordada delantera del ’90.

Su visión aguda del ataque fue determinante para la obtención de las conquistas franjeadas, como las asistencias para el primer gol de Samaniego contra Cerro Porteño; la conquista de Gabriel González ante Vasco en Asunción; los goles de Amarilla contra Nacional de Medellín, en Asunción y en Guayaquil...

Cubilla lo definía entonces de esta forma: “Luis es un chico que viene de la escuela del Olimpia, con los vicios normales de la falta de preparación táctica, lento en el desdoble para marcar y jugar, pero con una inteligencia impresionante que lo llevó a acomodarse poco a poco y ahora ha logrado todo: llegar al gol, dar un gran pase, y con un tremendo olfato.

Diría que tiene cosas de Enzo Francescoli, pero por momentos también ráfagas del Beto Alonso, es frío en el área, como era Beto: una jugada, un gol”.

De aquel prometedor elemento juvenil a nuestros días han pasado algunos años, en los que la promesa se fue haciendo realidad.

El título con Olimpia fue sólo el comienzo de una exitosa carrera futbolística, en la que Monzón supo hacer valer el “10” a sus espaldas, siendo hoy día uno de los grandes conductores del fútbol paraguayo.

2 comentarios:

Claudia Rojas Monzón dijo...

Luis Monzón es mi tio, es el mejor jugador hasta ahora. yo no lo conozco muy bien pero es un excelente futbolista. Muy buena la info sobre sus comienzos. Claudia Rojas Monzón

Fabricio dijo...

Monzon era un niño cuando debuto, y encima debuto de blanco, porque la franja negra le cabia en el pantaloncito, era un chiquilin derramando talento, en la decada del 90 la gente no iba al teatro porque los miercoles y domingos actuaban el mago Monzon, su majestad Amarilla y el loco Gonzalez.
Su gol para perder 4 a 3 contra los colombianos fue el mejor de todos, varias veces caminabamos a su lado por la avenida Carlos A. Lopez despues del partido, sencillo, humilde, como avergonzado por tanto talento, pero tocado por Dios para hacernos felices